Hipoteca inversa

Hipoteca inversa


Gestionamos todos los trámites

¿Qué es una hipoteca inversa?

Una hipoteca inversa es un préstamo hipotecario para personas mayores de 65 años por el cual una entidad financiera paga una cantidad mensual a una persona mayor a cambio de que ésta utilice su vivienda como garantía. La cantidad que abone la entidad financiera dependerá del valor de la vivienda y de la edad del cliente. A mayor valor y a mayor edad, mayor importe mensual se puede recibir. A diferencia de una hipoteca normal, a través de la cual se percibe el total de la cantidad prestada al inicio de la operación, a través de la hipoteca inversa, ese montante se va prestando en mensualidades.


El titular conserva la propiedad de la casa.

Se puede liquidar la operación en cualquier momento. El importe que percibe el titular no tributa. La deuda no es exigible hasta el fallecimiento del titular.


¿Qué requisitos se exigen para contratar una hipoteca inversa?

Los únicos requisitos exigidos son tener más de 65 años y ser titular de una vivienda. Para conseguir los beneficios que otorga la nueva Ley de reforma del mercado hipotecario, la vivienda además debe ser la habitual.


¿Cómo funciona la hipoteca inversa?

El cliente percibirá una cantidad fija mensual de por vida. En caso de haber 2 titulares, la cantidad fija mensual se percibirá hasta el fallecimiento del último de ellos.


Se trata de un producto integrado por:

Crédito hipotecario a interés fijo. Seguro de renta vitalicia que se activa si el cliente sobrevive al plazo máximo del crédito Si sobrevive a su esperanza de vida), por el que la Aseguradora paga la renta vitalicia hasta el fallecimiento del mayor. Algunas entidades permiten además solicitar una disposición inicial adicional.


¿Cómo se devuelve el dinero prestado por la hipoteca inversa?

A diferencia de otros préstamos hipotecarios, la persona mayor no tiene que devolver el dinero prestado. Serán sus herederos los encargados de liquidar la deuda con la entidad financiera en el momento del fallecimiento de la persona mayor. El producto está ideado para que en ese momento, la deuda sea muy inferior al valor del inmueble. Los herederos cuentan con un plazo normalmente de un año, y durante ese tiempo tienen varias opciones: pueden vender la vivienda, pagar la deuda, y quedarse con la diferencia; pueden suscribir una nueva hipoteca para ir pagando la deuda, o simplemente pueden liquidar la deuda con su propio dinero y quedarse con la vivienda. De media, el valor residual para los herederos es del 50% del valor de la casa.


Solicite asesoramiento de nuestros gestores inmobiliarios


Contacto